Aumento del busto (mamoplastía de aumento)

La falta de crecimiento del busto o la pérdida de volumen del mismo en las mujeres, es un problema que afecta su autoestima. Conseguir senos bonitos y bien proporcionados,ayuda a las mujeres a sentirse mejor y seguras de sí mismas.

La mamoplastía es la solución ideal para aumentar el volumen mamario, ya sea porque se considera insatisfactorio o bien para devolver el volumen perdido tras un embarazo, cambios de peso o causas de la edad. Con esta técnica se consigue aumentar el volumen del pecho para equilibrarlo o corregirlo.

PROCEDIMIENTO

La mamoplastía de aumento de pecho es una cirugía, que consiste en la realización de una pequeña incisión por la que se introducirá la prótesis o implante. La incisión es muy pequeña y la cicatriz resulta casi invisible. Actualmente esta cirugía estética es la más frecuente en el mundo. La misma consiste en la colocación de un implante de silicona de alta cohesividad debajo de los tejidos mamarios. Las incisiones más comúnmente utilizadas alrededor de la areola (circulo rojito algo moreno que rodea el pezón) y el surco inframamario (pliegue inferior del busto). Antes de realizar la mamoplastia se valora la forma y el tamaño de las mamas, si hay flacidez en la piel, el tamaño del pezón, las medidas de la pared torácica, la configuración del esternón, si las mamas son simétricas, si los dos pezones están a la misma altura, etc. y una vez evaluados estos parámetros decidiremos junto con el paciente la vía de colocación de la prótesis. Este procedimiento generalmente se realiza con sedación y anestesia local de manera ambulatoria.

TIPOS

En las mamoplastías de aumento se utiliza principalmente el implante mamario de Gel de Silicona y se puede elegir entre diferentes formas dependiendo de cada caso, como por ejemplo, las prótesis redondas, más naturales y las más empleadas tradicionalmente son las anatómicas o de gota. Dependiendo del material que las componen existen dos tipos principales de implantes mamarios:

  • Implante mamario de gel de silicona: Este tipo de implantes mamarios es el más utilizado tanto por su garantía de calidad como por sus buenos resultados proporcionando un aspecto y tacto muy naturales. Los implantes de gel de silicona vienen envueltos en cuatro capas, por lo que es prácticamente imposible su rotura. Existen las prótesis de gel de silicona blando y de gel de silicona cohesivo, en este caso si hay rotura, al ser un material muy cohesivo se mantendría unido dentro de la cápsula.
  • Implante de solución salina: Estos tienen la desventaja que con el tiempo se va perdiendo el volumen por la fuga de la solución. Están quedando en desuso.

RESULTADOS

CANDIDATOS

Los candidatos para este tipo de cirugía estética: Para la mujer que quiere mejorar el contorno corporal por razones personales. Amastia, ausencia congénita de mamas. Hipomastia, volumen disminuido de las mamas tras el embarazo. Asimetrías, equilibrar la diferencia entre el tamaño de las mamas. En reconstrucciones mamarias, en casos en los que hay un defecto morfológico o tras la cirugía del cáncer de mama. Este procedimiento no es recomendado a mujeres con:

  • Casos con enfermedades fibroquísticas.
  • En casos de mujeres que presenten alguna infección activa en su cuerpo.
  • En algunos casos de cáncer de mama.
  • En casos de pacientes con desórdenes dismórficos o con una enfermedad mental en tratamiento.
  • En mujeres con presencia de lesiones malignas o premalignas.
  • En pacientes con alteraciones de la coagulación de la sangre o la cicatrización de los tejidos.
  • En casos con debilidad en el sistema inmune.
  • En pacientes embarazadas.
  • En casos de mujeres con riesgo genético conocido de cáncer de mama.

RECUPERACIÓN

Siga los consejos sobre cuando comenzar a realizar ejercicio y actividad normal. Sus mamas probablemente estarán más sensibles a la estimulación directa en dos o tres semanas, de forma que debe evitar el contacto físico. Después progresivamente volverán al estado normal. Las cicatrices estarán endurecidas y rosas al menos durante seis semanas. Aunque este endurecimiento puede durar algunos meses. Después progresivamente se irán atenuando hasta hacerse muy poco evidentes. Las mamografías de rutina deben seguir realizándose tras el aumento mamario en aquellas mujeres que estén en el grupo de edad que lo requiera.